Satira y Horror en las letras de Ambrose Bierce

Satira y Horror en las letras de Ambrose Bierce

escritor de terror ambrose bierce

Escritor satírico y periodista estadounidense, nacido en Meigs County (Ohio). Prestó sus servicios en el ejército de la Unión durante la Guerra Civil estadounidense (1861-1865) y dirigió una expedición militar al oeste. Bierce se estableció en San Francisco, donde escribió breves e ingeniosos artículos políticos y una columna para el periódico News-Letter. Alrededor de 1868 se convirtió en su editor. En 1872 se trasladó a Londres. Bajo el seudónimo de Dod Grile, escribió corrosivos artículos y relatos para las revistas Fun y Figaro, que posteriormente se publicaron en la recopilación titulada Telarañas de una calavera vacía (1874). Bierce regresó a San Francisco en 1877. Allí continuó colaborando con el Argonaut, fue editor del Wasp y escribió una columna para el Sunday Examiner, propiedad de William Randolph Hearst. En su estilo sobresale un ingenio y una fascinación por el horror y la muerte y su dominio del relato hizo que se le comparara en ocasiones con los escritores estadounidenses Edgar Allan Poe y Bret Harte. Entre 1899 y 1913 trabajó para Hearst en Washington, D.C., y se dedicó a revisar sus propias obras. En 1913 viajó a México donde participó en la Revolución Mexicana y nunca más se supo de él. Sus Obras completas se publicaron en 12 volúmenes (1909-1912) e incluyen el Diccionario del diablo, titulado originalmente Diccionario del cínico (1906).

 

Ambrose Gwinnett Bierce

por: Horacio Daniel Massimino
hmas@iname.com

Nació el 24 de junio de 1842 en Horse Cave Creek, Meigs Country, Ohio, Estados Unidos de Norteamérica, en un hogar de agricultores pobres. Fue el décimo de trece hijos. Su padre, Marcus Aurelius Bierce, amigo de la aliteración, les había dado a todos sus hijos nombres comenzados con la letra “A”: Abigail, Amelia, Ann Maria, Addison, Aurelius, Augustus, Almeda, Andrew, Albert, Ambrose, Arthur, y las gemelas Aurelia y Adelia —los tres últimos murieron en la infancia—. De todos ellos, Abroce sólo mantuvo buenas relaciones con su hermano Albert.

Su madre, Laura Sherwood Bierce, fue quien tuvo que dirigir y gobernar la casa. Eran una familia campesina, sin embargo a su esposo no le gustaban esas tareas. El, de carácter apocado, prefería dedicarse a la lectura antes que salir a cosechar en el campo; mal pudo hacer algo para que su familia no viviera agobiada por la precariedad. Pese a esto, gastaba el poco dinero que tenía en llenar su biblioteca de autores clásicos. A los diez años, Ambrose Bierce había leído la traducción de Homero al inglés de Pope y años más tarde reconocería que debía a los libros de su padre sus ambiciones literarias. Asimismo, la atmósfera de la casa de los Bierce parece haber sido un magnífico estímulo para que germinara, en Ambrose, la tirria por todos los suyos

Su familia se traslada en 1846 al norte de Indiana. Con el consentimiento de los padres —sólo tenía 9 años— , se va a la casa de un imprentero, en donde trabajó varios años. Allí se editaba el periódico local The Northern Indiana, defensor de la abolición de la esclavitud.

A los diecisiete años, luego de un escándalo amoroso con una señora de setenta años, según sostiene Paul Fatout, tuvo que alejarse de Warsaw, el dueño del diario. Aconsejada por un tío paterno, Lucius Verus Bierce, su familia lo manda al Kentucky Military Institute por espacio de un año.

Regresa a Indiana y trabaja primero en la granja de sus padres. Luego, como albañil y después de camarero y mozo de un salón de marinos. Cuando el estallido de la Guerra de Secesión, se alista como voluntario en el bando unionista del norte. Interviene en varias contiendas: Batalla de Shiloh — entre el río Owl Creek y el río Tennessee, en la que se inspiraría para escribir una de sus más famosas historias de soldados, An Ocurrence at Owl Creek Bridge— ; en el sitio de Corinth y en las batallas de Stone River, Chickamauga, Chattanooga y Missionary Ridge. La batalla de Chickamauga, en la que resultó vencido el ejercito unionista, fue fuente de inspiración para su historia homónima.

Su hermano Albert lo cuida, en febrero de 1964, ya que había sido herido en la cabeza en la batalla de Kenesday Mountain. Se reincorpora al ejército en septiembre. Pero aquella herida le producía desvanecimientos, por lo que tuvo que dejar su puesto en la infantería. La última batalla en la que participó fue la de Franklin, Tenessee, que recordaría años más tarde en su cuento The major’s Tale, de carácter autobiográfico.

Resigna su puesto militar en 10 de enero de 1865, aunque no fue licenciado hasta marzo o abril del mismo año. Para entonces el ejército unionista ya había ganado la guerra.

Ambrose Bierce consigue trabajo en Selma, Alabama, como administrador del algodón que se le confiscaba a los confederados vencidos. Allí empieza a conocer la brutalidad de los políticos, ya que los funcionarios se enriquecían con lo que confiscaban. Bierce se mantiene honesto en medio de la corrupción y renuncia al cargo. Se toma vacaciones en Nueva Orleans, desde donde parte a Panamá. Allí escribiría su primer cuaderno de notas ilustrado.

A su regreso, en septiembre de 1865, el general Hazen lo invita a participar como ingeniero topográfico en una expedición contra los indios Sioux. Deseoso de aventuras, Bierce acepta reincoporarse en la milicia. Es así como parte en julio de 1866 hacia Omaha, previa visita a sus padres. Este trabajo le permitió recopilar un cuaderno de notas e ilustraciones titulado A. G. Bierce, Route Maps of a Journey from Fort Laramie —Dakota territory, to Fort Benton— Montana Territory, 1866. Este cuaderno fue publicado en San Francisco diez años más tarde.

Abandona la expedición de Hazen en 4 de abril de 1867. Tal vez por intervención del general, Bierce es nombrado mayor el 22 de junio.

Atraído por la actividad cultural de San Francisco, decide quedarse allí y buscar trabajo. Consigue empleo en la casa de la moneda como sereno. Y de modo que este trabajo le dejaba mucho tiempo libre, empieza su carrera de escritor como autodidacta. El ambiente del San Francisco de postguerra ofrecía un círculo cultural bastante amplio: se encontraban allí Mark Twain, Bret Harte, Joaquin Miller y algunos otros.

Sus primeras obras fueron dos poemas anodinos titulados Basilica y A Mystery que aparecieron en el Californian el 21 de septiembre y el 18 de noviembre de 1867. Años más tarde él mismo declararía: “cuando tenía veinte años llegué a la conclusión de que no había nacido para poeta. Fue el momento más doloroso de mi vida”.

Publica en prosa un ensayo sobre el sufragio de la mujer, en el mismo Californian en diciembre. Su estilo sigue el cariz satírico y de hipérbole de Mark Twain y Bret Harte, mostrando la misma irreverencia por las instituciones y la sociedad de su tiempo.

Escribe en varias publicaciones de San Francisco, hasta que el 12 diciembre de 1868 fue nombrado redactor del Town Crier, en donde escribían los humoristas más famosos de San Francisco. Su papel, allí, era el de abogado del diablo. Antifeminismo, anticlericalismo, ataque a los funcionarios del estado y el sistema de educación fueron sus punto de mira. Sus ataques llegan a ser tan virulentos que se le consideró “the wickedest man in San Francisco” (el hombre más perverso de San Francisco). A pesar de esto, Bierce se convirtió en celebridad y se lo invitaba a todas las reuniones sociales. Su personalidad era atrayente, tanto como su porte: alto, rubio, de ojos azules, siempre bien vestido.

En San Francisco se mezcla en la vida política local, aunque sin tomar partido por nadie, sino más bien irritando a todos. Traba amistad con Mark Twain, quien como él se dedica al ejercicio del periodismo ríspido.

Entre enero y junio de 1871, bajo el seudónimo de “Ursus” publica varios artículos en Overland Montly, haciendo alusiones a Platón, Voltaire, Coleridge, Bacon, Novalis, Ruskin, lo que da una idea de lo que estaba leyendo.

Debido a su condición de asmático, Ambrose Bierce decide pasar unas vacaciones en San Rafael. Es en este sitio de veraneo donde conoce a Ellen Day, conocida con el nombre familiar de Mollie. Se casa con ella el 25 de diciembre de 1871. Por el momento, se quedan a vivir en esa ciudad. Sus suegros les regalan, poco tiempo después, un viaje a Londres. Publica su última nota en Town Crier el 9 de marzo de 1872 y parte para las islas.

Londres era por aquellos tiempos el sueño de todo escritor americano. Años más tarde, Bierce describiría su estancia en Londres como la época más feliz y fructífera de su vida. Admiraba, según sus propias palabras, un “sistema en que la mayoría de puestos públicos, políticos y profesionales, civiles y militares, eclesiásticos y seculares, los ocupaban hombres educados —es decir, de facultades mentales desarrolladas y juicio disciplinado— no puede ser del todo erróneo”.

Lo que fue un viaje de placer, pronto fue mudando propósito. Consigue trabajo en Fun, se le encarga una columna titulada “The Pasing Showman” para el semanario Figaro. Enviaba también artículos al Alta California sobre los acontecimientos del momento en Inglaterra y los lugares turísticos que visitaba.

Entre julio de 1872 y marzo de 1873 publicó en Fun una serie de scketches periodísticos titulada Fables of Zambri the Parsee, as translated by Dod Grille. A finales de julio de 1872, Hoten, un editor a quien Mark Twain había calificado de “pirata” sugiere la publicación formal de la obra de Bierce. El resultado es la aparición de Fiend’s Delight a mediados de 1873. La editorial Chatto & Windus publica, ese mismo año, su segundo libro: Nuggest and dust. En 1874 aparece Cowebs from a emply skull por el sello Routledge & Sons. Bierce posteriormente despreció estos tres primeros libros y no quiso que se volvieran a publicar. Había en ellos errores gramaticales y de estilo.

Aquí en Londres es donde se difundió el mote por el cual más tarde se lo conocería en todo el mundo: Bitter Bierce (“Bierce, el amargo” ó “El amargo Bierce), según señala Gardini.

La niebla de Londres no le sentaba muy bien a su asma por lo que decide, junto a su esposa, mudarse a Bristol, donde el clima de campo le era más beneficioso. Allí nace su primer hijo, Day, en diciembre de 1872. En la primavera de 1874 se muda, luego de haber pasado por unas cuantas ciudades, a Leamington, Warwickshire. Allí nace su hijo Leigh, el 29 de abril de 1874.

El 22 de abril de 1875 su esposa decide volver a América con sus hijos. Bierce, ignorando que se hallaba embarazada, esperaba que volvieran unos meses más adelante. Se instala en Londres en forma provisoria. Al advertir que su familia no volvía, regresó a Estados Unidos el 25 de septiembre de 1875. El 30 de octubre nace su hija Helen. Bierce se encontraba ahora con tres hijos y sin trabajo.

El 25 de marzo de 1877 inicia su columna The Prattler en la revista Argonaut. En junio de este mismo año, Bierce publicó con sus colaboradores William H. Rulofson, fotógrafo, y T. A. Harcourt el libro The Dance of Death. Este libro causó fascinación. Se vendieron 18.000 ejemplares. Poco después, se publicó un libro titulado The Dance of Life, cuyo autor era J. Milton Sloluck. Muchos historiadores creen que es un seudónimo de Bierce, aunque éste siempre lo haya negado.

En mayo de 1878 muere su madre. Su padre había muerto ya en febrero de 1876. Según varios biógrafos, pasa momentos de depresión que sirven para templarle, aún más, su espírutu.

A finales de 1879, con sus sarcásticos comentarios en el Argonaut, su fama e ingenio daban al periódico la mayor distribución del oeste. A pesar de esto, en 1880 se traslada a Rockerville para administrar un yacimiento de oro. Paul Fatout, según investigaciones que hizo, dice que Bierce fue el mejor administrador y minero que tuvo esa compañía.

En enero de 1881 vuelve con su familia a instalarse en San Francisco, pero no consiguió reanudar su trabajo en Argonaut. En marzo comienza a trabajar en el semanario Wasp, en donde continúa su columna Prattle. Empieza una nueva sección titulada The Wasp ’s Book of Wisdom compuesta de epigramas y aforismos e inició The Devil Dictionary, idea sobre la cual ya había trabajado muchos años bajo el título The Cynic’s Word Book. En 1886, Wasp cambia de dueño y Ambrose Bierce se queda nuevamente sin trabajo.

A partir de 1887, la vida de Bierce sigue una cadena de desastres personales y triunfos literarios. Entre los desastres, cabe destacar su mala salud, la separación de su esposa y la muerte de su hijo Day.

En 1888 descubre las cartas que un pretendiente danés le envía a Mollie. Esto fue suficiente para que Bierce abandonara el hogar sin más explicación que la que dio años más tarde: “No me ha gustado nunca competir, ni siquiera por el favor de una mujer”.

Su hijo Day muere en un duelo en julio de 1899. Ambrose Bierce llevó el cuerpo hasta Santa Helena para su funeral . El impacto de la muerte y de su propia soledad parecen haber activado su capacidad creadora. De esta época son varios de sus cuentos mejor logrados, con los que debía alcanzar la verdadera fama literaria.

Durante esta época se le presenta el contacto más importante en su carrera periodística. Hearst, que había comprado The San Francisco Examiner, llama a Bierce para ofrecerle la incorporación a su planta. Bierce publica su primer artículo para su columna Prattle el 27 de marzo de 1887. En 1895 empieza a escribir para el New York Journal. Después de haber vivido un tiempo en Nueva York, en noviembre de 1896 vuelve a instalarse en San Francisco, en donde permaneció hasta 1899 trabajando para los dos periódicos.

Al tiempo que prosperaba su carrera periodística, aumentaba su producción literaria. En 1890 publica un volumen de relatos titulado Tales of soldiers an civilians. Andrew Chatto compró los derechos para la edición inglesa y lo publicó bajo el título In the midst of life. Ambas ediciones aparecieron el 28 de enero de 1892, aunque la edición americana lleva fecha de 1891. El libro tuvo una muy buena recepción en ambos países.

Mientras corría 1890, el Dr. Gustav Adolph Dazinger, conocido por el nombre literario de Adolph De Castro, le propuso a Bierce una adaptación de un relato alemán a partir de una traducción suya. Se trataba de Der Mönch von Berchtesgadem. El libro finalmente sale con el título The monk and the Hangman’s Doughter. Empieza a aparecer por entregas en el Examiner a partir del 13 de septiembre de 1891. Toma cuerpo de libro en 1892, publicado en Chicago. La editorial, F. J. Shulte and Co., quiebra y ninguno de los dos cobra los derechos.

La siguiente publicación, la de Can such things be? (1892) fue también un fracaso económico. El título está basado en un pasaje de Macbeth citado años antes en Nuggets and dust: “Can such things be / and overcome us like a summer’s cloud / without our special wonder?”

Luego de una nueva edición en 1898, revisada y ampliada, de In the midst of life con la que obtuvo algún rédito, su hijo Leigh le consigue un contrato para publicar Fantastic fables (1899).

El 12 de diciembre de 1899, Bierce dejó San Francisco para irse a vivir al este, donde pasó los últimos trece años de su vida. En 1900 se casó Leigh. Como su padre, también sufría de los bronquios y el 31 de marzo de 1901 muere de una pulmonía en Nueva York. Su hija Helen, que había venido de Los Ángeles, tomó el tifus y tuvo que ser hospitalizada durante ocho semanas. Durante este tiempo a Bierce se le acentuaron los problemas de asma, y hasta acrecentaron con la muerte de Mollie ocurrida el 27 de abril de 1905.

Su estado de salud era precario, pero seguía escribiendo para el New York Journal, New York American y The San Francisco Examiner. Renuncia, en 1906, a estas publicaciones por una pelea que tuvo con Hearst, aunque siguió escribiendo para Cosmopolitan, también de Hearst.

En Washington se hace socio del Army and Navy Club en el que pasaba largas horas jugando al billar. Uno de sus amigos, Silas Orrin Howes, recopiló y editó una colección de ensayos de Bierce bajo el título The shadow on the dial, libro publicado en San Francisco en 1909.

Unos años antes, en 1906, Walter Neale le había sugerido la publicación de sus obras completas mediante suscripción. La idea de la suscripción no le interesaba mucho a Bierce, pero sí ver toda su obra reunida. Aceptó, y desde 1909 hasta 1912 trabajo incansablemente en sus escritos.

Terminadas sus Collected Works, Ambrose Bierce se despidió de la literatura. Recorrió los sitios en los que había luchado en la guerra civil y planeó irse a México a juntarse con Pancho Villa. De aquí en más todo lo que se sabe de él es por medio de documentos o cartas a familiares y amigos. Le cede, a su hija Helem, los derechos de su tumba en un cementerio de California, prueba de que pensaba ya no volver; como lo confirma una carta del 16 de agosto de 1913 en la que dice: “Bah, debe ser horrible morir entre sábanas, y si Dios quiere a mí no me ocurrirá”.

En una carta a Nelly Sicler dejó pruebas aún más significativas: ‘”Mi plan, si es que lo tengo, es el de ir por México a uno de los puertos del Pacífico, esto si consigo pasar sin que me lleven al paredón y me fusilen por americano”. Chistiane Lesparre cita otra carta donde se lee: Si ustedes escuchan decir que yo fui puesto en un muro de piedras mexicano y fusilado, sepan que yo considero esto como la mejor formar de abandonar la vida. Termina, Lesparre, con una referencia, única, de Bierce: “Être un gringo à Mexico — Ah, ça c’est l’euthanasie!” .

A través de sus cartas se pueden seguir sus pasos hasta 1913. Salió de Washington el 2 de octubre de 1913. Visitó los sitios donde había luchado en la guerra civil. Llegó a Nueva Orleans, donde dice en una entrevista que había dejado de escribir y que se marchaba hacia Sudamérica. Pasa por San Antonio, y de allí a Laredo. De ahí a El Paso, para después entrar en Juárez, ciudad que Pancho Villa había tomado el 15 de noviembre. Acompañó al ejército de Villa a Chihuahua.

A la edad de 71 años, envía su última carta, fechada el 26 de diciembre, en donde dice que pensaba ir a Ojinaga al día siguiente. Esta ciudad fue sitiada durante diez días a partir del 1 de enero de 1914. Ojinaga fue capturada el 11 de enero, luego de una sangrienta batalla. Los cuerpos fueron quemados en grandes pilas para evitar el peligro del tifus. Puede ser que allí estuviera el de Ambrose Bierce, aunque también es posible que muriera en cualquier lugar debido al asma, a su edad o cualquier otro incidente. Su muerte está cubierta por el manto de la incertidumbre. Un final inesperado, como en muchos de sus cuentos.

Lesparre cuenta que el gobierno de los Estados Unidos pide al gobierno de México un informe sobre Ambrose Bierce. “Las investigaciones son confiadas —continúa Lesparre— a cierto mayor Gastón Pridu que muestra vuestra fotografía a una gran cantidad de oficiales del destacamento del ejército de Villa bajo el mando de Ortega. Uno de entre ellos, el segundo capitán Salvador Ibarra, lo identifica. El recuerda haber acompañado a usted al destacamento de Ortega, cuando comienza el sitio de Ojinaga”. Otros biógrafos dicen que el capitán Emir Holmdahl oyó decir que habían matado a “un gringo viejo” durante la batalla.

Su muerte ha hecho correr ríos de tinta. El escritor mexicano Carlos Fuentes en su Gringo viejo imagina sus últimos días, jugando con el mito, la verdad, la ficción, la certeza; Benjamín de Casares lo sentó en el Café Gambrinus, en México D.F. con unas copas de Brandy; Miriam Storn pone en escena a un viejo camarada de Bierce y presenta un montón de detalles tan triviales como imaginarios; Thomas Burke ha sugerido una explicación sobrenatural a su misteriosa desaparición.

Hay quienes sostienen que estuvo en el bando de Pancho Villa, hipótesis que apuntala el Dr. Adolphe Dazinger. En cambio otros, como es el caso de James H. Wilkins, afirman que estuvo del lado de Carranza y que, cayendo prisionero de Villa, fue fusilado.

Así como nunca sabremos la fecha exacta de su muerte, tampoco podremos conocer que fue de su vida en México.

ambrose bierce

Anuncios

One response to “Satira y Horror en las letras de Ambrose Bierce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s